Mi hijo no quiere estudiar, ¿Qué puedo hacer?

La falta de ganas de estudiar en niños y adolescentes es un problema común al que se enfrentan muchos padres y madres. Tú también fuiste adolescente y experimentaste en tu propia carne lo tedioso que puede llegar a ser ir al colegio y hacer tareas. Por esto, antes de alarmarte, debes empatizar con tu hijo y tratar de entender sus comportamientos.

Si tu hijo no quiere estudiar, hay unas razones específicas que debes conocer para poder ayudarle a encontrar de nuevo la motivación y el entusiasmo por aprender. A continuación, te explicaremos las posibles causas de su desgano y te mostraremos qué puedes hacer para ayudarle.

¿Qué puedo hacer si mi hijo no quiere estudiar?

Si te estás enfrentando al problema de que tu hijo no quiere estudiar, es muy probable que tu primera reacción haya sido culparle y reñirle, porque prefiere hacer otras actividades antes que sus tareas. Esto es comprensible, como padre tu tarea es preocuparte por el futuro académico y profesional de tu hijo, pero es importante que veas todo el panorama y entiendas que son muchos los factores los que pueden estar influyendo en el desgano de tu hijo para estudiar.

Lo primero que debes hacer es mantener la calma y estudiar la situación con cabeza fría. Puede que tu hijo esté pasando por una fase que será pasajera o que la causa se pueda intervenir fácilmente para solucionar el problema. A veces tu hijo sólo necesita tiempo para adaptarse a su entorno si está experimentando cambios. Además, debes tener en cuenta que este problema no es solo responsabilidad de tu hijo, la familia, los padres y los profesores son figuras que influyen en su comportamiento. Esto sumado a que cada ser humano es diferente y tiene características que lo hacen único.

A continuación, te vamos a explicar las principales razones por las que tu hijo podría no querer estudiar.

 

¿Por qué mi hijo no quiere estudiar?

Falta de motivación

Los seres humanos necesitamos tener un objetivo o motivación para realizar cierta actividad. Es muy frecuente que con la llegada de la adolescencia notes cambios en tu hijo. Así, niños que solían ser responsables y aplicados en el estudio cambian de conducta y pierden la motivación. Esto es normal porque un adolescente tiene necesidad de independencia, su vida social cobra más importancia y se vuelve más impulsivo lo que lo lleva a disminuir su rendimiento académico.

En este contexto, es probable que tu hijo no le vea sentido a seguir estudiando y lo académico dejará de ser una prioridad. Además de todos estos factores personales, la falta de motivación también puede ser causada por el sistema educativo tradicional que propone un estilo de aprendizaje de memorización, lecciones magistrales y jornadas extensas. Este sistema a veces no promueve la creatividad ni la práctica, lo cual puede incidir mucho en la falta de motivación de tu hijo.

 

Problemas familiares

Cuando hay problemas en casa, los hijos siempre son los más afectados. Situaciones como discusiones, violencia, enfermedades, falta de comunicación y comprensión, entre otras, son factores que pueden influenciar el desgano de tu hijo por estudiar o verse reflejados en malas calificaciones y problemas de conducta.

Además, si como padre estás enfrentando alguna de estas situaciones adversas, es probable que no estés disponible 100 % para tu hijo o que no tengas ni la calma ni la paciencia para atenderlo como necesita.

 

Dificultades en las asignaturas

Puede ser que tu hijo esté teniendo problemas a la hora de entender alguna asignatura específica, sin necesidad de que tenga algún problema cognitivo o de aprendizaje. Cuando esta situación se presenta y tu hijo ve que sus demás compañeros sí entienden lo explicado en la asignatura, es probable que se sienta inferior y que para lidiar con esto aparente falta de interés en el estudio.

 

Baja autoestima

Esta razón está conectada con la anterior. La adolescencia es la etapa en la que se presentan las mayores frustraciones e inseguridades en un ser humano, esto sumado a problemas para comprender un tema o una asignatura pueden afectar el rendimiento académico de tu hijo. La baja autoestima puede agravarse si tu hijo no cuenta con un buen sistema de apoyo conformado por su familia, amigos y profesores.

 

Bullying

El acoso escolar es cada vez un fenómeno más común y se da por parte de alumnos y profesores. Si tu hijo está enfrentando este tipo de violencia, puede estar experimentando tristeza y miedo. Así, tu hijo deja de ver al colegio como un entorno seguro y empieza a expresar un rechazo hacia este y hacia estudiar.

Es muy importante que, como padre, estés atento y que le preguntes a tu hijo constantemente si está padeciendo acoso escolar. Es indispensable fomentar la confianza, el diálogo y el apoyo en tu hogar.

porque mi hijo no quiere estudiar

¿Cómo hacer que mi hijo quiera estudiar?

Ahora que tienes claro cuáles pueden ser las razones de que tu hijo no quiera estudiar, te vamos a mostrar las acciones que puedes tomar para remediar la situación.

 

Habla con tu hijo y escúchalo

Sabemos que en ocasiones puede ser muy complicado entablar una conversación con tu hijo, por eso al intentarlo debes ser paciente y construir un espacio seguro en el que tu hijo pueda expresarse sin que ninguno de los dos pierda la calma.

Tu objetivo principal debe ser escuchar lo que tu hijo piensa sin dejarte llevar por el enojo, el miedo o la ansiedad. Tener una buena comunicación con tu hijo es fundamental para abordar todos los problemas que se puedan presentar, incluyendo el desgano escolar.

Te recomendamos no agobiar a tu hijo. Muestra interés en su vida académica, pero no centres todas las conversaciones en este tema.

 

Busca el origen del problema

En este punto lo que debes tratar de hacer es comprender el panorama completo de la vida de tu hijo, tanto en el aspecto personal, como social y académico. Empieza por indagar y descubrir si el problema de tu hijo está causado por alguna de las razones que expusimos, para esto puede ser útil hablar también con sus profesores.

De esta forma, puede que la solución sea que tu hijo tome clases particulares para una materia específica, que asista a terapia o que lo cambies de centro educativo si está experimentando acoso escolar.

 

Sé más flexible con tus hijos y dales espacio

Si tu hijo tiene algún interés o pasatiempo como un deporte, música o baile es importante que le permitas el espacio para desarrollar sus aficiones, siempre y cuando se comprometa a cumplir con sus obligaciones académicas. Así aumentará su motivación.

También es importante que tengas una actitud más flexible y conciliatoria, usando el diálogo para solucionar las situaciones que se puedan presentar.

Tu hijo, al igual que tú, necesita tiempo de ocio. Por eso debes dejarlo descansar después de su jornada escolar antes de pedirle que empiece a hacer sus deberes.

No debes ver actividades como leer, jugar un videojuego, hablar por teléfono y las redes sociales como una pérdida de tiempo, porque a través de ellas tu hijo está desarrollando habilidades sociales y su creatividad.

 

Hablad sobre el futuro

Este es uno de los puntos más importantes. Una buena forma de motivarlo en su estudio es hablar con tu hijo sobre sus planes para el futuro y ayudarlo en su búsqueda de información y alternativas.

Mostrarle a tu hijo la importancia de que se fije objetivos a corto y largo plazo es una manera de incentivarlo a que piense sobre lo que debe hacer para lograrlos. Aquí es muy importante que lo apoyes en cada paso y que reconozcas su esfuerzo, reforzando su autoestima.

Es importante que mantengas la mente abierta y que no descartes ninguna de las vías académicas, no es bueno que le impongas a tu hijo un camino, él debe escogerlo por sí mismo.

Para esto es importante que cuentes con la información necesaria, por eso te invitamos a conocer las equivalencias de títulos, las carreras más fáciles y las becas Cesur .

Libera a tu hijo de la ansiedad que le puede generar la presión de tus expectativas.

Llegamos al final de este artículo. Esperamos que tengas una mejor comprensión de las razones que puede tener tu hijo para no estudiar y que veas el panorama un poco mejor ahora que cuentas con las herramientas para motivarle y sacarle de su desidia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir arriba

¿Qué empresa trata tus datos?

GRUPO COREMSA FORMACIÓN Y TECNOLOGÍAS, S.L., LEVELCOM SERVICIOS, S.L.U. , DATA CONTROL FORMACIÓN, S.L.U., DAVEL, FORMACION Y CONSULTORIA EN PREV. RIESGOS LABORALES, S.L. CENTRO DE CUALIFICACIONES PROFESIONALES, COREMSA ONLINE, S.L.U., y CENTRO DE FORMACIÓN EUROPA SUR, S.A.U.

(en adelante, “LOS CORRESPONSABLES “)

¿Por qué tratamos los datos que te pedimos?

Tratamos tus datos para poder prestarte los servicios de LOS CORRESPONSABLES + info

¿Cuál es la legitimación para este tratamiento de tus datos?

La base de legitimación es el consentimiento al tratamiento de tus datos personales, así como la ejecución de un contrato en el que el que eres parte interesada conforme a nuestra Política de Privacidad + info

¿Se van a hacer cesiones o transferencias con tus datos?

No, tus datos no podrán cederse ni transferirse a terceras empresas. + info

¿Cuáles son mis derechos?

El interesado tiene derecho a ejercitar su derecho de:

– Acceso.

– Rectificación.

– Supresión.

– Oposición.

– Portabilidad de los Datos.

– Limitación del Tratamiento.

– No ser objeto de decisiones automatizadas individualizadas + info

¿Tienes dudas?

Tanto si tienes alguna o sugerencia como si quieres darte de baja ponte en contacto con nosotros enviando un email a la siguiente dirección: privacidad@grupocoremsa.com +info

Abrir chat