Alzheimer, por Pablo Gutierrez y María Sánchez, CESUR Murcia

María y Pablo, alumnos de primer curso del CFGS Imagen para el Diagnóstico y Medicina Nuclear, nos hablan una de las enfermedades del SNC que más incidencia tienen en la sociedad actual.

 
ALZHEIMER

 

ALZHEIMER

ALZHEIMER

¿Qué es la enfermedad del Alzheimer ?

El Alzheimer es una enfermedad mental progresiva que se caracteriza por una degeneración de las células nerviosas del cerebro y una disminución de la masa cerebral; las manifestaciones básicas son la pérdida de memoria, la desorientación temporal y espacial y el deterioro intelectual y personal.

 

Es más común de lo que usted piensa

Hoy en día, se estima que 5,4 millones de personas en los Estados Unidos tienen la enfermedad de Alzheimer. Para el año 2050, el número de personas en los Estados Unidos con la enfermedad puede alcanzar a los 16 millones.

Debido a que un 70 por ciento de aquellas personas que padecen del Alzheimer viven en sus hogares, el impacto de esta enfermedad se extiende a millones de familiares, amigos y cuidadores.

Se empeora con el tiempo

El Alzheimer empeora al pasar el tiempo y es fatal. Aunque existen muchos síntomas, la mayoría de las personas experimentan pérdida de memoria severa que afecta las actividades diarias y la habilidad de gozar pasatiempos que la persona disfrutaba anteriormente.

Otros síntomas son confusión, desorientación en lugares conocidos, colocación de objetos fuera de lugar, y problemas con el habla y/o la escritura.

PRINCIPALES SÍNTOMAS QUE ADVIERTEN LA ENFERMEDAD

1.Cambios de memoria que dificultan la vida cotidiana.

Una de las señales más comunes del Alzheimer, especialmente en las etapas tempranas, es olvidar información recién aprendida. También se olvidan fechas o eventos importantes; se pide la misma información repetidamente; se depende en sistemas de ayuda para la memoria (tales como notitas o dispositivos electrónicos) o en familiares para hacer las cosas que antes uno se hacía solo

2.Dificultad para planificar o resolver problemas.

Algunas personas experimentan cambios en su habilidad de desarrollar y seguir un plan o trabajar con números. Pueden tener dificultad en seguir una receta conocida o manejar las cuentas mensuales. Pueden tener problemas en concentrarse y les puede costar más tiempo hacer cosas ahora que antes.

3.Dificultad para desempeñar tareas habituales en la casa, en el trabajo o en su tiempo libre.

A las personas que padecen del Alzheimer muy a menudo se les hace difícil completar tareas cotidianas. A veces pueden tener dificultad en llegar a un lugar conocido, administrar un presupuesto en el trabajo o recordar las reglas de un juego muy conocido.

4.Desorientación de tiempo o lugar.

A las personas con el mal de Alzheimer se les olvidan las fechas, estaciones y el paso del tiempo. Pueden tener dificultad en comprender algo si no está en proceso en ese instante. Es posible que se les olvide a veces dónde están y cómo llegaron allí.

5.Dificultad para comprender imágenes visuales y cómo objetos se relacionan uno al otro en el ambiente.

Para algunas personas, tener problemas de la vista es una señal del Alzheimer. Pueden tener dificultad en leer, juzgar distancias y determinar color o contraste, lo cual puede causar problemas para conducir un vehículo.

6.Nuevos problemas con el uso de palabras en el habla o lo escrito.

Los que padecen del Alzheimer pueden tener problemas en seguir o participar en una conversación. Es posible, también, que paren en medio de conversar sin idea de cómo seguir o que repitan mucho lo que dicen. Puede ser que luchen por encontrar las palabras correctas o el vocabulario apropiado o que llamen cosas por un nombre incorrecto (como llamar un “lápiz” un “palito para escribir”)

7.Colocación de objetos fuera de lugar y la falta de habilidad para retrasar sus pasos.

Una persona con el Alzheimer suele colocar cosas fuera de lugar. Se les puede perder cosas sin poder retrazar sus pasos para poder encontrarlas. A veces, es posible que acusen a los demás de robarles. Esto puede ocurrir más frecuentemente con el tiempo

8.Disminución o falta del buen juicio.

Las personas que padecen del Alzheimer pueden experimentar cambios en el juicio o en tomar decisiones. Por ejemplo, es posible que regalen grandes cantidades de dinero a las personas que venden productos y servicios por teléfono. Puede ser que presten menos atención al aseo personal.

9.Cambios en el humor o la personalidad.

El humor y la personalidad de las personas con el Alzheimer pueden cambiar. Pueden llegar a ser confundidas, sospechosas, deprimidas, temerosas o ansiosas. Se pueden enojar fácilmente en casa, en el trabajo, con amigos o en lugares donde están fuera de su ambiente.

ALGUNOS FACTORES DEL ALZHEIMER

Es difícil determinar quién va a desarrollar la enfermedad de Alzheimer, puesto que se trata de una alteración compleja, de causa desconocida, en la que, al parecer, intervienen múltiples factores. Estos son algunos de los elementos que pueden aumentar las probabilidades de padecer esta patología.

  • Edad: suele afectar a los mayores de 60-65 años, pero también se han dado casos entre menores de 40. La edad media de diagnóstico se sitúa en los 80, puesto que se considera que el mal de Alzheimer es una enfermedad favorecida por la edad.
  • Sexo: las mujeres lo padecen con más frecuencia, probablemente, porque viven más tiempo.
  • Factor genético: varias mutaciones en el gen de la proteína precursora de amiloide (APP), o en el de las presenilinas 1 y 2. También podría asociarse con mutaciones en el gen de la apolipoproteína E (ApoE). Esta proteína está implicada en el transporte y eliminación del colesterol. Según las investigaciones, la nicastrina activaría la producción del amiloide beta.
  • Factores medioambientales: El tabaco se ha mostrado como un claro factor de riesgo de la patología, al igual que las dietas grasas. Por otra parte, pertenecer a una familia numerosa también parece influir en el riesgo de Alzheimer.
TIPOS DE ALZHEIMER

La enfermedad de Alzheimer se puede clasificar en distintos tipos:

  • Presenil o temprana o de inicio precoz: generalmente con clara relación familiar. Comienza antes de los 65 años, es de curso más rápido y no supera el 1% de los casos en la mayoría de las estadísticas.
  • Senil o tardía, de inicio tardío: aparece después de los 65 años, en su mayor parte es esporádica y de curso lento. Este tipo representa más del 98 % de los casos.

Ejemplo de un enfermo de Alzheimer:

 

VAMOS A EXPLICAR UN CASO VIVIDO PERSONALMENTE POR Mí Y MI FAMILIA, SE TRATA DE MI ABUELA, Y ESTAS SON NUESTRAS EXPERIENCIAS

 

La primera vez que escuche la palabra “Alzheimer” no sabía la magnitud de su significado,

Todo empezó con algún que otro olvido, casi no perceptible pera el resto de la familia, pero poco a poco se fue haciendo más evidente, y su tristeza o su miedo se reflejaba en sus ojos, a veces la sorprendía llorando y no entendía el porqué, ahora me siento culpable por no haber lo entendido.

Era muy joven cuando se le empezaron a manifestar los síntomas de la enfermedad, tenía 52 años, según la neuróloga la enferma más joven de la provincia, en ese momento ya sabíamos todos que pasaba algo grave, y empezaron las idas y venidas a los diferentes médicos, lo probamos todo, medicina natural, medicina tradicional, medicamentos nuevos…

Casi desde el primer momento que empezamos a ir de un médico a otro empezó a sonar la palabra “Alzhemimer”, el médico de cabecera después de hacerle muchas pruebas nos derivó a neurología, y allí le hicieron las pruebas definitivas que confirmaron que tenía la “enfermedad del olvido”, fue uno de los momentos más duros, porque aún recuerdo su mirada buscando respuestas y pidiendo ayuda desde su silencio, recuerdo que tuve que retroceder unos pasos para que no me viese llorar.

 Allí mismo nos explicaron que era una enfermedad degenerativa, que aislaría a sus neuronas y no las dejaría conectarse entre sí, que iría deteriorando su cerebro y lo iría dejando con el aspecto de un queso gruyer, y que todo esto se traduciría en una progresiva pérdida de sus facultades,

 Según las estadísticas los enfermos que desarrollaban la enfermedad jóvenes morían pronto. Ella vivió 17 años con la enfermedad, al principio avanzó muy deprisa perdiendo facultades muy rápidamente, se equivocaba al hacer la comida, se equivocaba al vestirse, tenía lagunas en su memoria, se desorientaba en la calle,

Recurrimos a nuestros amigos médicos porque nos hablaron de que había una nueva medicina “LA MEMANTINA” que devolvía facultades perdidas a estos enfermos, aún no se comercializaba en España y en Europa se podía conseguir en Alemania y desde allí conseguimos que nos lo trajesen…se la empezamos a dar, previa consulta a su médico, no sé si fue real, o era la ilusión que pusimos toda la familia en algún atisbo de esperanza, pero parecía que volvía a hacer cosas que había olvidado como ponerse los calcetines o atarse los zapatos,  pronto la esperanza desapareció y su ella volvió a retroceder, y su mente siguió apagándose, el tiempo en el que se escapaba, se caía, se lesionaba intentando escapar a ninguna parte, paso a ser un tiempo de calma en el que no se movía si tu no la movías, y dependía de un cuidador para sobrevivir, incapaz de comer sola, incapaz de asearse sola, de vestirse, de acostarse o de levantarse sola.

 Y llegaron momentos duros en los que no reconocía la que era su casa, no reconocía sus cosas personales y lo más triste no nos reconocía a nosotros, su familia, todos nos volcamos en su cuidado, algo que hicimos con todo el amor que ella se merecía.

Fuimos cuatro los cuidadores, sus cuatro hijas, sentimos muchas cosas, dolor, rabia, enfado con la vida misma…tuvimos que reorganizar nuestras vidas para cuidarla, la Administración nos facilitó una persona para ayudarnos para que pudiésemos conciliar nuestro trabajo y nuestras vidas.

Bibliografía:

Guías para Familiares y Enfermos de Alzheimer y otras demencias

Muchas gracias chicos, es importante conocer el desarrollo de esta enfermedad ya que la incidencia en nuestro país es muy elevada.

Utilizamos cookies de terceros no necesarias para la navegación para elaborar información estadística y analizar tus hábitos de navegación para personalizar el contenido que ofrecemos y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias. Puedes eliminar las cookies accediendo a la Configuración de Cookies. Puedes obtener más información consultando nuestra Política de Cookies

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar