Trabajar o estudiar: difícil decisión

Trabajar o estudiar, es un dilema al que se enfrentan miles de jóvenes cuando llegan a los 16 años. Esta tesitura suele plantearse cuando no se va especialmente bien en los estudios o cuando la situación económica en casa es complicada. Dejar de estudiar para comenzar a trabajar debe ser una decisión meditada y por ello, queremos hacerte reflexionar sobre algunos aspectos que te pueden ayudar a tomar una decisión con fundamento.

Nuestra sociedad está diseñada para que los adolescentes tengan que tomar decisiones importantes y que marcarán el resto de sus vidas justo cuando están pasando por una etapa emocional y hormonal complicada. La adolescencia, ese periodo de tiempo donde no se es adulto/a pero tampoco niño/a y que está llena de pensamientos complejos y de multitud de cambios tanto físicos como mentales. 

Accede a la guía: ¿Cómo escoger la FP que necesito?

Lo primero que hay que decidir es si queremos seguir estudiando o no. Después, qué estudiar o en qué trabajar. Para enfrentarnos a estas decisiones debemos ser reflexivos y pensar en el mañana, no sólo en la recompensa rápida que puedas conseguir hoy. Para este tipo de decisiones tan importantes suele ser aconsejable acudir a los padres o a algún tipo de tutor. En los centros educativos también suele haber un orientador que puede ser de mucha utilidad.

Cuando un chico o chica cumple 16 años termina el periodo de educación obligatoria que establece la ley y puede acceder en pleno derecho al mercado laboral. Por tanto, es en este momento cuando muchos estudiantes cuyos estudios no van muy bien, deciden dejar de estudiar.

Ventajas de dejar de estudiar para comenzar a trabajar

  • Ganar dinero. Sin duda una de las razones más potentes para tomar esta decisión es poder tener dinero para poder gastarlo en lo que queramos. A veces la necesidad económica viene porque la familia está pasando por una situación económica mala. Otras veces es simplemente por querer satisfacer algún capricho como un coche, el móvil que desea o viajar. Estos dos motivos son muy diferentes.
  • Independencia. Va muy ligada a la anterior porque el dinero ofrece la posibilidad de independizarse de los padres. La visión de tener tu propia casa y que nadie te controle es la que está en el fondo de esta razón.
  • Sentirse autosuficiente. Esta es una de las necesidades más normales del ser humano. A todos nos gusta conseguir nuestra metas por nosotros mismos. Pero, ¿es este el momento?
  • Falta de interés en los estudios. Si no estás motivado con lo que estás estudiando es probable que estés pensando dejar de estudiar.

Niño mirando al futuro

Ventajas de seguir estudiando frente a trabajar

  • Expectativas de conseguir un futuro mejor. Piensa qué quieres. A qué trabajos puedes acceder sin estudios y a qué trabajos podrías acceder si estudiases unos años más.
  • Acceder a una profesión que te guste. Quizás ahora que estás en la etapa de educación obligatoria te hayan aburrido los contenidos de educación básica, pero no serías el primero que una vez salva ese escollo y consigue acceder a los estudios que desea, se convierte en el primero de la clase. Este cambio es espectacular y su razón es la motivación. Si estás motivado y haces lo que te gusta, te comerás los libros.
  • Formarte. Sí, simplemente la formación es una ventaja frente a otras personas. Ser una persona educada que sea capaz de hablar de cualquier tema, de escribir de forma correcta, de expresarte sin errores gramaticales u ortográficos.
  • Autoconfianza. Una persona que ha estudiado suele tener una confianza en sí mismo superior a otra que no lo ha hecho. Esta cualidad es muy importante para tu desarrollo como persona.

En resumen, visualízate en el futuro y actúa en consecuencia. Si te ves dentro de 10 años trabajando feliz en una profesión que puedes ejercer desde ahora, quizás puedas plantearte dejar los estudios y ponerte a trabajar. Sin embargo, si tienes ambición y sabes que vas a querer algo más en tu vida profesional, será mejor que sigas estudiando y te prepares cuanto más mejor. Recuerda que sea como sea vivimos en un mundo muy cambiante y en mayor o menor medida tendrás siempre que estar actualizado en tu profesión lo que te implicará tener que estudiar o estar al día mediante cursos, ponencias, revistas temáticas, etc.

guía mundo laboral

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CTA BOFU

Suscribete al blog

CES - CTA - mundo laboral - sidebar

CONOCE NUESTRAS SECCIONES

Ir arriba
Abrir chat