¿Cuáles son los tipos de mantenimiento aeronáutico?

La RAE define el mantenimiento como el “conjunto de operaciones y cuidados necesarios para que instalaciones, edificios, industrias, etc., puedan seguir funcionando adecuadamente”. Sobre el papel puede parecer sencillo, pero dominar los tipos de mantenimiento en el sector aeronáutico no es nada fácil, sobre todo si tienes en cuenta que un Airbus A380, por ejemplo, se compone de cuatro millones de piezas. 

Accede a la guía: ¿Cómo escoger la FP que necesito?

¿Qué tipos de mantenimiento existen?

De hecho, si has buscado información sobre los tipos de mantenimiento, habrás comprobado que existen numerosas clasificaciones, tantas como autores. No obstante, el modelo más extendido es el recogido en la Norma Europea EN 13306: 2018 (Maintenance – Maintenance terminology), que establece el estándar terminológico oficial aplicable a los países que conforman la Unión Europea

La primera división que efectúa esta normativa es la relativa al impacto que tiene el mantenimiento en el sistema supervisado, distinguiendo entre:

  • Mejorativo. Es aquel que se produce cuando se producen cambios positivos o mejoras en las características intrínsecas del sistema sin llegar a cambiar las funciones que presta el aparato. 
  • No mejorativo. Engloba aquellos tipos de mantenimiento que no modifican el activo, sino que se limitan a su puesta a punto. 

Por otro lado, los tipos de mantenimiento también se estructuran en función del momento en el que se produce la intervención, encontrando los siguientes: 

  • Preventivo: Esta categoría es la que se produce con mayor antelación, pues su objetivo no es arreglar un problema, sino revisar los elementos de forma periódica para evitar posibles fallos o colapsos en el futuro. Es el caso, por ejemplo, de la lubricación de piezas que se aplican de forma periódica. Este mantenimiento está especialmente indicado para sistemas centrales, indispensables para un funcionamiento normal, o equipos de alto valor, cuya reparación o sustitución resulte muy cara y deba evitarse mediante la supervisión constante. Dentro de este grupo, debes diferenciar entre: 
    • Predeterminado: cuando la revisión se ejecuta de forma cíclica, independiente de la condición del sistema.  
    • Basado en la condición: el mantenimiento se realiza al detectar anomalías, tras un proceso de observación. 
    • Predictivo: esta subcategoría va un paso más allá y se utiliza para prever averías en su fase prematura a partir de la supervisión y prueba regular de los equipos y en base a unos parámetros de análisis preestablecidos. 
  • Correctivo. Como su propio nombre indica, el mantenimiento correctivo es aquel que se lleva a cabo tras detectarse un fallo o desperfecto en los sistemas, como puede ser una brecha en la rueda del tren de aterrizaje de un avión. De ahí que también se le conozca como mantenimiento reactivo, ya que se produce como reacción a un problema. A diferencia de la categoría anterior, es adecuado cuando trabajas con equipos secundarios, sin los que el proceso puede seguir funcionando con normalidad, o con sistemas de bajo coste, en los que resulte más rentable realizar la sustitución que aplicar una supervisión constante. Incluidos en esta categoría, existen, a su vez, dos tipos de mantenimiento: 
    • Inmediato: se realiza inmediatamente después de la verificación de un fallo funcional. 
    • Diferido: la subsanación de la avería es programada para un momento posterior. 

Por último, los tipos de mantenimiento también se segregan según si su ejecución se ha preestablecido o no. En concreto, debes distinguir entre: 

  • Programado. En el caso de que la intervención se produzca en un momento preestablecido. Este grupo engloba los tipos de mantenimiento predeterminado, basado en la condición, predictivo y correctivo diferido. 
  • No programado. Si el mantenimiento tiene lugar en el momento en el que se detecta el fallo, aglutinando por tanto las categorías correctivo inmediato, de oportunidad (esas tareas no programadas, pero que se aplican aprovechando otra actuación) y de emergencia (cuando la intervención se produce tras una avería total del equipo que requiere de una acción urgente).  

¿Cuáles son los controles de mantenimiento más frecuentes en el sector aeronáutico?

Aparte de esta clasificación general de los tipos de mantenimiento, aplicable a cualquier industria, en el sector aeronáutico existen controles utilizados para asegurar el buen estado de los sistemas y cumplir con la normativa, que se deben llevar a cabo después de un tiempo específico o después de un uso específico. 

Estos son los tipos de mantenimiento aeronáutico más frecuentes, de acuerdo con el libro Aviation Maintenance Management, de Harry A. Kinnison y Tariq Siddiqui: 

  • Revisiones de tránsito. Son las que se realizan antes de cada vuelo -incluidas las escalas- y suponen una inspección rápida de los elementos fundamentales del avión (como el nivel de combustible o el estado de las ruedas) para corroborar que todo está correcto. 
  • Controles diarios. Se trata de una comprobación del nivel de aceite de la aeronave y se tiene que realizar entre 15 y 30 minutos después de que los motores se apaguen. 
  • Chequeos de 48 horas. En algunos modelos de aviones, el control diario es sustituido por este mantenimiento cada 48 horas, aunque en este caso se suelen incluir más inspecciones (frenos, ruedas, líquidos, fuselaje…). 
  • Verificaciones de tiempo límite. Son las revisiones que se deben ejecutar cuando la aeronave ha cumplido un determinado número de horas de funcionamiento y se centran en los motores, controles y sistemas electrónicos del aparato. 
  • Revisiones del ciclo de límites de operación. La idea es la misma que en el caso anterior, es decir, revisar el avión tras un determinado uso, pero aplicado a elementos específicos, como el tren de aterrizaje o la turbina. 
  • Revisiones de PS (Periodic Service). Algunas aerolíneas refuerzan el mantenimiento de su flota con inspecciones generales cada 2 o 3 días. 
  • Revisión de cartas. Como si del Libro de Mantenimiento de tu coche se tratara, cada uno de los tipos de aviones dispone de un programa de mantenimiento que establece cuándo hay que llevar a cabo las revisiones de los diferentes elementos. 
    • A: cada 400-600 horas o cada 200-300 ciclos (el despegue y el aterrizaje se consideran un ciclo único para la aeronave). 
    • B: aproximadamente cada 6-8 meses. 
    • C: cada 20-24 meses o cuando la aeronave cumple un determinado número de horas de vuelo y son mucho más exhaustivas. 
    • D: aproximadamente cada 6 años y representa el control más exigente y profundo del avión en el que incluso se cambia la pintura. 

cuales son los tipos de mantenimiento aeronautico

¿Cómo trabajar como Técnico de Mantenimiento de Aeronaves?

Si siempre has querido trabajar en un aeropuerto, pero en la zona del hangar, revisando y arreglando los aviones, probablemente te estés preguntando qué debes hacer para dedicarte profesionalmente al mundo del mantenimiento aeronáutico.

Para trabajar como Técnico de Mantenimiento de Aeronaves necesitarás contar con la Licencia de Mantenimiento de Aeronaves (LMA), una certificación oficial regulada por la Dirección General de la Aviación Civil y concedida por la  Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA) que te permite trabajar en toda Europa, Sudamérica y parte de Asia. 

Dentro de esta titulación, existen varias categorías

  • Categoría A: te permite emitir certificados de puesta en servicio realizando tareas menores de mantenimiento programado. 
    • A1: Aviones con motor de turbina
    • A2: Aviones con motor de pistón
    • A3: Helicópteros con motor de turbina
    • A4: Helicópteros con motor de pistón.
  • Categoría B1: te habilita para emitir certificados de puesta en servicio después de realizar trabajos de mantenimiento en la estructura de la aeronave, motores y sistemas mecánicos y eléctricos. Cada subcategoría de B1 incluye la correspondiente subcategoría de licencia A.
    • B1.1: Aviones con motor de turbina
    • B1.2: Aviones con motor de pistón
    • B1.3: Helicópteros con motor de turbina
    • B1.4: Helicópteros con motor de pistón.
  • Categoría B2: te acredita para emitir certificados de puesta en servicio y actuar como personal de apoyo en trabajos en sistemas eléctricos y de aviónica en todas las aeronaves que no pertenezcan al grupo 1. 
  • Categoría B3: permite emitir certificados de puesta en servicio después de realizar trabajos de mantenimiento. No obstante, la subcategoría B1.2 incluye la categoría B3.
  • Categoría L: te permite emitir certificados de aptitud para el servicio y actuar como personal de apoyo de categoría L para trabajos en la estructura de la aeronave, motores y sistemas mecánicos y eléctricos, trabajos en los sistemas de radio, de transmisores de localización de urgencia y transpondedores y trabajos en otros sistemas de aviónica que necesiten comprobaciones sencillas. 
    • L1C: planeadores de materiales compuestos
    • L1: planeadores de materiales compuestos, metal y madera
    • L2C: motoveleros de materiales compuestos y aviones ELA1 de materiales compuestos
    • L2: motoveleros y aviones ELA1 de materiales compuestos, metal y madera
    • L3H: globos de aire caliente
    • L3G: globos de gas
    • L4H: dirigibles de aire caliente
    • L4G: dirigibles de gas ELA2
    • L5: dirigibles de gas que no sean ELA2.
  • Categoría C: permite emitir certificados de puesta en servicio después de la realización de trabajos de mantenimiento en base programados de la aeronave. La licencia es válida para la totalidad de la aeronave y sus sistemas.

¿Cómo se consiguen? Para obtener esta acreditación debes superar un curso de LMA en alguno de los centros homologados para ello por la EASA y justificar después unos años de experiencia. 

Es el caso de Cesur Formación, donde te ofrecemos la oportunidad de obtener la titulación oficial como Técnico de Mantenimiento de Aeronaves B1.1 y B.2 en modalidad presencial. Contacta con nosotros sin compromiso y nuestros asesores te aclararán todos los requisitos y detalles para lograr esta certificación e iniciar tu carrera aeronáutica.

guía mundo laboral

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CTA BOFU

Suscribete al blog

CES - CTA - mundo laboral - sidebar

CONOCE NUESTRAS SECCIONES

Ir arriba
Abrir chat