7 técnicas de concentración con aval científico

Mantenerse focalizado no resulta fácil en la actualidad debido a la hiperconexión existente: mensajes de Whatsapp, notificaciones de redes sociales, emails entrantes y un largo etcétera son una constante en el día a día. Sin embargo, si quieres rendir al 100% en tus estudios y sacar provecho a las horas de trabajo, necesitas poner en práctica técnicas de concentración que te ayuden a ser más eficiente en tu aprendizaje. 

Accede a la guía: ¿Cómo escoger la FP que necesito?

Concentración: claves en un mundo hiperconectado

¿Has contado alguna vez cuántas veces te suena el móvil mientras estudias? Seguro que muchas. De hecho, el neurocientífico y psicólogo cognitivo Daniel J. Levitin sostiene que, hoy día, consumimos la información equivalente a leer 175 periódicos al día, 30 veces más que hace tres décadas. 

Un mayor acceso a la información está muy bien; el problema es cuando esta sobreexposición interrumpe objetivos prioritarios como es tu formación. Y es que, aunque puedas pensar que contestar ese mensaje o darle un Me gusta a una foto de Instagram no te roba apenas tiempo, lo cierto es que la suma de todas estas distracciones representa muchas horas perdidas. ¿Sabías que, cada vez que cambias tu foco de atención, tu cerebro necesita 15 minutos para recuperar la concentración total tras la interrupción? ¡Echa cuentas!

Lo peor es que ignorar estas distracciones digitales resulta muy complicado, ya que la mente las concibe como un estímulo positivo, generando dopamina y convirtiéndote en un ‘adicto’ de las notificaciones. Sin embargo, el cerebro no está preparado para la multitarea, lo que hace que seas menos productivo. En concreto, de acuerdo con una investigación de Microsoft, la atención de las personas ha pasado de 12 segundos a finales del siglo XX a tan solo 8 en el nuevo milenio.  

7 técnicas de concentración científicamente probadas

¿Qué puedes hacer para evitar que las nuevas tecnologías te perjudiquen en tu estudio? Pon en práctica estas 7 técnicas de concentración, avaladas por la Ciencia: 

Operación ‘tecno-detox’

Como podrás deducir, la más efectiva y recomendable de las técnicas de concentración es apagar o silenciar cualquier programa, app o dispositivo que pueda interrumpir tu tiempo de trabajo. Puedes utilizar aplicaciones específicamente diseñadas para bloquear las alertas del móvil o el ordenador, como Focus Lock o Flipd

Solo con este gesto, ganarás una media de una hora al día al eliminar estas micropausas de menos de 10 minutos, según los cálculos realizados por Workmeter en el II Estudio de Comportamiento Laboral de los Trabajadores Españoles

Una tarea a la vez

La idea de que puedes hacer varias cosas a la vez no es del todo cierta; según los investigadores, al final solo llevarás a cabo pequeños avances correlativos en diferentes aspectos, con la pérdida de tiempo que ya sabes que tendrás mientras saltas de un tema a otro. En este sentido, el informe Multitasking: Switching costs, de la American Psychological Associattion, sostiene que la multitarea supone la pérdida del 40% del tiempo productivo

Por tanto, elige a qué vas a dedicar ese periodo de estudio y céntrate solo en eso. Además, establece metas asequibles y a corto plazo. En lugar de pensar en que tienes que memorizar toda una asignatura, divídela en temas para cada día. Así te resultará más fácil cumplir tus propósitos y sentirte motivado para afrontar el siguiente objetivo. 

7 técnicas de concentración con aval científico

Cuida tu zona de estudio

No es que tengas que seguir a rajatabla las directrices de la gurú del orden Marie Kondo, pero mantener una buena organización y limpieza de la habitación y la mesa de estudio es clave para entender y memorizar cualquier materia

Por el contrario, las zonas desordenadas afectan de forma negativa a tu capacidad de concentración, según la investigación Interactions of top-down and bottom-up mechanisms in human visual cortex, publicada en el National Center for Biotechnology Information. Y es que con solo tener que encontrar el bolígrafo debajo de una montaña de folios, ya estás propiciando que te distraigas. 

Elige el mejor momento para estudiar

Otra de las técnicas de concentración que puedes poner en práctica es el establecimiento de unos horarios fijos para el estudio. Esto aportará cierta rutina a tu día a día y, tras un tiempo, se convertirá en un hábito. 

Ahora bien, no todo el mundo tiene el mismo estilo de vida, ni las mismas responsabilidades. Quizá estudias y trabajas, tienes clases por la noche… Al final se trata de amoldar tu horario a las franjas en las que te encuentres con la mente más despejada. En este sentido, según la investigación Identifying the Best Times for Cognitive Functioning Using New Methods: Matching University Times to Undergraduate Chronotypes, el periodo para estudiar de forma adecuada abarca desde las 11 de la mañana hasta las 21.30 de la noche. 

Dile adiós a Spotify

¿Música sí o música no? Claro que la música aporta multitud de beneficios para tu estado anímico. No obstante, no es la mejor compañera de estudios, especialmente si tratas de memorizar información

Esto se debe a que la música interrumpe la memoria de trabajo y dificulta tu capacidad de retención, según afirma la investigación Background Music Stints Creativity: Evidence from Compound Remote Associate Tasks. Por tanto, deja los auriculares para tus momentos de ocio y busca lugares tranquilos, donde el ruido no sea un motivo de dispersión. 

‘Mens sana in corpore sano’

Esta famosa cita de Juvenal representa otra de las técnicas de concentración que te ayudarán con tu rendimiento académico. El organismo está conectado, así que tanto tu alimentación, como tu estado físico influyen en tu capacidad de comprensión y memorización

Por ejemplo, los hábitos alimenticios que aumentan el riesgo cardiovascular están relacionados con la pérdida de volumen cerebral, mientras que las dietas ricas en ácidos grasos poliinsaturados (como nueces o pescado azul) promueven la aparición de nuevas neuronas, según asegura Néstor Braido en Mejora tu agilidad mental en una semana

En cuanto al deporte, diversos estudios sugieren que el ejercicio aeróbico mejora tu agilidad mental, reduce el estrés, potencia la capacidad de concentración y dispara la creatividad.

La importancia del reseteo

Igual que tu ordenador se recalienta si lo dejas encendido constantemente, tu cerebro también sufre las consecuencias del duro trabajo, por lo que necesitas descansar de forma periódica

Esto significa, por un lado, dormir 7-8 horas al día y hacer pausas cada cierto tiempo. De hecho, las personas adultas pueden mantenerse plenamente concentradas durante 45 minutos de media, de acuerdo con Higiene de estudio para niños, adolescentes y adultos, de Cecilia Purcell. A partir de ahí, necesitan un reseteo, un parón para restaurar las capacidades cognitivas. 

Por otro lado, descansar también supone dedicar tiempo al ocio y tiempo libre para poder desconectar de los estudios, según recomienda el trabajo Relationships between work-home segmentation and psychological detachment from work. Solo así podrás retomarlos con fuerzas; de lo contrario, sentirás apatía, cansancio, desinterés y falta de rendimiento. 

Con estas técnicas de concentración mejorarás tu resultados y, tras unos días aplicándolas, notarás cómo avanzas más materia en menos días y descubrirás que puedes afrontar cualquier reto formativo con éxito. ¿Estás pensando en dar el salto a la Educación Superior? Infórmate sobre la oferta de ciclos Oficiales de Formación Profesional de Cesur. Nuestros expertos te explicarán los requisitos de acceso, procedimiento de matriculación y plazos y te asesorarán sobre la opción más adecuada para ti.

guía elige tu formación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CTA BOFU

Suscribete al blog

CES - CTA - mundo laboral - sidebar

CONOCE NUESTRAS SECCIONES

Ir arriba
Abrir chat