7 métodos de estudio para ser más productivo

¿Te cuesta concentrarte y ser productivo durante tus horas de estudio? ¿Quieres saber cómo aprovechar el tiempo al máximo cuando estás estudiando? ¡Has llegado al lugar adecuado! En el artículo de hoy te contamos 7 métodos de estudio para aumentar tu productividad y que seas verdaderamente eficiente durante el tiempo que pasas frente a los libros. 

Accede a la guía: ¿Cómo escoger la FP que necesito?

La importancia de la productividad en el estudio

La productividad es la relación que existe entre los resultados obtenidos y el tiempo dedicado para conseguirlos. Así pues, si nos basamos en esta definición, podemos considerar que somos productivos cuando conseguimos los mejores resultados en el mínimo tiempo posible. 

Existe la falsa creencia de que, cuanto más tiempo pasemos estudiando mejor nos saldrá el examen, cuando en realidad no tiene nada que ver. Puedes pasarte toda la tarde delante de los libros, mirar el reloj en un punto y ver que ya casi es la hora de cenar y no has llegado a tu objetivo de estudio. ¿Te suena, verdad? Eso significa que no has sido productivo. 

Llegados a este punto, te preguntarás: ¿cómo puedo ser productivo? Simplemente siendo capaz de completar el máximo número de tareas en el menor tiempo posible. Como sabemos que no es algo tan sencillo, en el siguiente apartado te daremos siete consejos para mejorar tu productividad. ¿Preparado?

los mejores métodos de estudio

Los mejores 7 métodos de estudio para mejorar tu productividad

Para conseguir mejorar la productividad en nuestras sesiones de estudio, podemos llevar a cabo una serie de métodos para ayudarnos. 

1. Prepara una lista de tareas

Para organizarte bien el tiempo, antes tienes que ser consciente de todo lo que tienes que hacer. Prepara una lista con todas las tareas que tengas pendientes. Intenta que sea lo más específica posible pero también realista, no quieras abarcar más de lo que puedas. 

Puedes clasificar las tareas de la lista en función de la materia, importancia y/o dificultad. 

2. Planifica tu estudio

Una vez tengas claro qué tareas tienes que hacer y la prioridad que quieres otorgarle a cada una de ellas, debes hacer una planificación de tus objetivos diarios, semanales y mensuales. 

Esto te será útil para saber en qué punto estás en cada momento y cuánto te queda para llegar a tu meta. Para ello, una herramienta que te será muy útil será un calendario de estudio

3. Crea tus propios apuntes

La mejor forma de asimilar conocimientos es haciendo resúmenes de los temarios a estudiar, ya que de este modo explicarás los conceptos con tus propias palabras y los asimilarás muchísimo mejor.

Una técnica que puede ayudarte a crear buenos apuntes es el llamado visual thinking, basada se basa en la memoria visual. 

4. Ejercicios/casos prácticos

¿Cuántas veces te has leído toda la teoría y has llegado a la conclusión de que no entiendes nada? Si no eres una persona a la que le funcione aprenderlo todo “de lorito”, lo mejor es que realices casos prácticos a la vez que estudias la teoría, para así comprender mejor la aplicación de lo que leemos. 

Este método es especialmente útil en asignaturas como Matemáticas, Física, Derecho y, generalmente, todas aquellas que involucren problemas y/o números. 

5. Haz tests

La mejor forma de ver si estás preparado para afrontar un examen con los conocimientos que ya posees, es hacer un simulacro. De esta forma, podrás comprobar qué áreas llevas mejor y cuáles peor, para así centrar los esfuerzos donde sea necesario. 

Si no dispones de exámenes de años anteriores, puedes ponerte de acuerdo con algunos compañeros y haceros tests entre vosotros. 

6. Enseña lo que has aprendido

Ayudar a un compañero con un examen puede ser igual de beneficioso para él como para tí, ya que explicar los conocimientos que has adquirido a otra persona te hace practicar y asimilarlos incluso mejor. 

Si no tienes nadie a quien explicárselo, siempre puedes usar tu imaginación y enseñar a tus plantas o a tu mascota, ¡la cuestión es practicar en voz alta! 

7. Reglas Mnemotécnicas

Las reglas mnemotécnicas consisten en la asociación de conceptos que tenemos que memorizar con otros que son más familiares para nosotros. Hay diversas formas de realizar reglas mnemotécnicas y dependen principalmente de la persona. 

Un ejemplo sería inventarse palabras, como CHON para recortar los elementos Carbono, Hidrógeno, Oxígeno y Nitrógeno de la tabla periódica. 

Esperamos que estos métodos te hayan ayudado a mejorar tu productividad en el estudio. Si necesitas información o asesoramiento sobre nuestros cursos, contacta con nosotros. ¡Gracias por leernos! 

guía elige tu formación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CTA BOFU

Suscribete al blog

CES - CTA - mundo laboral - sidebar

CONOCE NUESTRAS SECCIONES

Ir arriba
Abrir chat