Estudia mientras trabajas: 10 claves para no morir en el intento

Según los datos de Randstad, 2,27 millones de personas compaginaban empleo y formación en 2017. Llevar a cabo el propósito de ‘Estudia mientras trabajas’ es cada día más frecuente y son muchos los profesionales que se incorporan al llamado colectivo ‘Si-si’, conscientes de la importancia de la mejora continua para su éxito en el mercado laboral. 

Accede a la guía: ¿Cómo escoger la FP que necesito?

¿Por qué debes seguir formándote mientras trabajas?

Y es que, en la actualidad, no basta con que hayas obtenido una titulación durante la tradicional etapa formativa. El entorno altamente cambiante en el que vivimos hace imprescindible que sigas adquiriendo nuevos conocimientos y competencias a lo largo de toda tu carrera. 

“La vida debe ser una continua educación”, Gustave Flaubert 

¿Por qué? Gracias a estudiar mientras trabajas, conseguirás los siguientes beneficios

  • Adaptabilidad a los cambios. Como decíamos, estamos ante un escenario en continua transformación, por lo que formarte mientras trabajas te permite estar actualizado. Esta renovación constante es un factor clave para adaptarte a los cambios que surjan en el mercado laboral o tu empresa, según señala C. Lemoine en Evolution of Training in Organizations.
  • Red de contactos. Participar en ciclos formativos también te permite ampliar tu red de contactos y conocer a otros profesionales con los que hacer networking para compartir conocimientos, desarrollar nuevos proyectos o encontrar mejores oportunidades de empleo.
  • Motivación laboral. A nivel personal, si estudias mientras trabajas, reforzarás tu satisfacción. Esto se debe a que, al ampliar tus habilidades, podrás afrontar nuevas metas, lo que te hará sentir más motivado y realizado. En este sentido, según Randstad Workmonitor, cuanto mayor es el nivel educativo de los profesionales, mayor es su grado de satisfacción laboral. 
  • Capacidad de organización. Al mismo tiempo, al tener que compaginar formación y empleo, aprenderás a organizar mejor tu tiempo y ser más eficiente, unas competencias que también influyen en tu felicidad laboral, según el estudio Yes, But Are They Happy? Effects ofTrait Self-Control on AffectiveWell-Being and Life Satisfaction
  • Productividad. Junto a esto, estudiar mientras trabajas conlleva que tu desempeño sea más óptimo, ya que la formación continua se traduce en menores errores, mejor capacidad de gestionar los conflictos, crecimiento de la innovación, agilidad en la toma de decisiones e incremento de la autoestima y la confianza, según sostiene la investigación Vocational education and training is good for you. The social benefits of VET for individuals’ 
  • Mayor empleabilidad. Como consecuencia de esta completa mejora de tu perfil laboral, al estudiar mientras trabajas percibirás que se te abren nuevas y mejores oportunidades laborales, ya sea dentro o fuera de la empresa. De hecho, el estudio La formación y el empleo de los jóvenes españoles. Trayectoria reciente y escenarios futuros, de la Fundación BBVA y el IVIE, revela que la Educación Superior, ya sea en la universidad o en ciclos de Formación Profesional, otorga a los jóvenes una probabilidad de trabajar 13 puntos porcentuales por encima de otras personas con estudios obligatorios. 

Estudia mientras trabajas: claves

Decálogo para estudiar mientras trabajas

Ahora bien, el hecho de que estudiar y trabajar sea necesario no significa que resulte sencillo. Los deberes laborales y los compromisos personales seguro que ocupan gran parte de tu día a día, dificultando compatibilizar la formación con el empleo. 

Sin embargo, existen algunas pautas para facilitar ese objetivo de ‘Estudia mientras trabajas’: 

  1. Informa a la empresa. Pon al tanto a tus jefes sobre tus intenciones formativas. El hecho de que quieras mejorar tus competencias es un punto a tu favor y tus superiores sabrán apreciar tu inquietud con una mayor flexibilidad laboral. Al fin y al cabo, tus nuevas habilidades también beneficiarán a la empresa.  
  2. Comunícalo en el centro educativo. Del mismo modo, también es importante que informes al centro formativo de que estás compatibilizando empleo y estudios para que puedan ofrecerte facilidades para conseguir tu objetivo.   
  3. Planifica tu agenda. Cuando vayas a empezar con la formación, organiza al detalle el calendario, estableciendo los tiempos que vas a dedicar a cada faceta de tu vida y priorizando las tareas más importantes.  
  4. No procrastines. No caigas en el error de ir posponiendo las tareas hasta el último momento. Con una agenda tan exigente, es imprescindible que aproveches cada minuto del día para avanzar lo planeado, ya que no vas a disponer de margen de maniobra en caso de que surja algún imprevisto en el trabajo, los estudios o a nivel personal.  
  5. Usa aplicaciones. Existen multitud de herramientas tecnológicas que pueden ayudarte a estudiar mientras trabajas, desde aplicaciones de gestión del tiempo y piorización de tareas, hasta alarmas y recordatorios o bloqueadores de notificaciones para evitar distracciones. 
  6. Mejora tus técnicas de estudio. Retomar la formación puede ser un buen momento para incorporar nuevas estrategias de estudio que te permitan interiorizar los conocimientos de forma efectiva. ¿Sabías que el sentido de la vista acapara el 50% de los recursos del cerebro? Por ello, utilizar técnicas visuales, como mapas mentales, diagramas, esquemas o líneas de tiempo, se está imponiendo como forma de aprendizaje más eficaz.
  7. Busca apoyo. En estos momentos de alto estrés, no dudes en pedir ayuda a tus círculo más cercano, desde buscar consejo y ánimo en un amigo, hasta solicitar una ayuda más material a tu pareja o a tus padres para disponer de más tiempo. 
  8. Cuídate. Estudiar mientras trabajas va a suponer un importante desgaste físico y mental, así que no olvides descansar de forma apropiada, hacer ejercicio y reservar espacios para el ocio. Solo así tu cerebro conseguirá reponerse y estar al 100% para afrontar la siguiente jornada. 
  9. Sé realista. Antes de elegir qué formación vas a cursar, analiza qué disponibilidad tienes y qué metas persigues con este nuevo proyecto. Quizá sea más conveniente para ti optar por estudios especializados en una materia de un par de años, ampliables en un futuro con nuevos cursos, a embarcarte en una formación de larga duración que no consigas terminar. 
  10. Elige la modalidad más adecuada. Gracias a las nuevas tecnologías, hoy día es posible optar entre metodologías presenciales, semipresenciales u online. Selecciona la que mejor se adapte a ti para poder estudiar mientras trabajas. 

En Cesur contamos con más de 150 titulaciones oficiales de Formación Profesional que puedes cursar tanto en modalidad presencial, en alguno de los más de 20 centros oficiales repartidos por toda España, como a distancia, a través de nuestra plataforma de formación online. Elige el ciclo que mejor se adapte a la materia que deseas aprender y compatibiliza estudios y trabajo de forma flexible.

Accede a la guía: ¿Cómo escoger la FP que necesito?

Suscribete al blog

New call-to-action

CONOCE NUESTRAS SECCIONES

Ir arriba
Abrir chat