6 claves para tener un buen planning de estudios

¿Cuántas veces has dicho que te falta tiempo para estudiar? Que los días deberían tener más horas para poder llegar a hacer todo lo que tienes que hacer. Que no tienes tiempo para nada… ¿Te suena todo esto? La solución es sencilla: necesitas un buen planning de estudios.

Seguro que conoces a alguien que es super productivo y que es capaz de hacer millones de cosas en un solo día. De esas personas que hacen deporte por las mañanas, yoga, juegan al pádel, cocinan, trabajan, estudian y encima tienen tiempo para tomarse una caña con los amigos por la noche. Te aseguramos que sus días tienen las mismas horas que los tuyos. Sólo hay que organizarse y ser disciplinado. Para ello, te vamos a dar unas directrices de cómo puedes ser más eficiente en tu tiempo, teniendo un planning de estudios.

Accede a la guía: ¿Cómo escoger la FP que necesito?

Importancia de la planificación para que el estudio sea lo más eficaz posible

Quizás te cuestiones si de verdad necesitas hacer un planning de estudios. Puede que lleves estudiando muchos años y nunca lo hayas hecho. y puede que te digas a ti mismo que con estudiar los días de antes del exámen no te ha ido tan mal…

Organizar tu tiempo de estudio y trabajo en casa es primordial para tener éxito en tu carrera estudiantil. Programar las tareas que tienes que hacer a lo largo de la semana te ayudará a estar más tranquilo mentalmente pues lo tendrás todo controlado. Esta sensación de tranquilidad mental te va a ayudar a la vez, a concentrarte mejor pues no estarás pensando en otras cosas que tengas que hacer, pues lo tendrás todo organizado.

Si haces un buen planning de estudios te acostumbrarás a una rutina de trabajo constante, lo que hará que te sea más fácil sentarte cada día a realizar tus tareas y evitarás los atracones de último día antes del examen.

Agenda en ordenador

6 Recomendaciones para elaborar un buen planning de estudio

A la hora de elaborar un calendario o planning de estudios es importante tener los siguientes puntos en cuenta:

  1. Debes conocer el tiempo real que tienes disponible. Si vas a hacer una planificación semanal tendrás que tener en cuenta todas las actividades que realizas en la semana. Por ejemplo, si los jueves juegas al pádel de 6 a 7, o si los viernes sueles ir a tomar café con un amigo. Haz un análisis de todo el tiempo que tienes libre. No olvides los trayectos en transporte público, pues si pasas 20 minutos al día en el autobús, ese rato te puede servir como refuerzo en tu estudio.
  2. Establece tus objetivos. Para planificar es esencial saber a dónde quieres llegar. Debes marcarte lo que quieres estudiar de cada una de las asignaturas cada semana. Puedes hacerlo por bloques, por lecciones, o como mejor te encaje, pero es básico establecer unas metas semanales para poder marcar después tu esfuerzo diario para alcanzarlas.
  3. Ser constante. Debes comprometerte contigo mismo/a en que vas a realizar un planning de estudios todas las semanas y lo que es más complicado: ¡cumplirlo! La primera semana te costará más trabajo pero cuando llegue el domingo y hayas alcanzado tus objetivos, la satisfacción hará que haya merecido la pena el esfuerzo.
  4. Adiós a los atracones de última hora. Si quieres cambiar tus resultados académicos, no debes dejarlo todo para el último momento. Eso de estudiar como un loco unos días antes y después soltarlo todo como un loro en el examen no suele ser una garantía de éxito. Genera inseguridad, nervios, bloqueos y sensación de vivir en la cuerda floja en todo momento. Mejor poco a poco cada día, que no todo el día anterior.
  5. Planifica tus ratos de ocio. Como dijimos al principio, debes tener en cuenta tus momentos de diversión además de tus obligaciones. Si es posible, organízate de forma que cada día tengas algo divertido que te rompa un poco el ritmo, para que tus días no sean siempre iguales. Este momento diario será un aliciente para estudiar hasta que llegue la hora de ese merecido premio.
  6. No olvides las pausas durante el estudio. Cada uno tiene sus rutinas y su ritmo pero la cabeza necesita descansar y desconectar unos minutos para volver a rendir de forma eficiente. Por ello, no olvides una pequeña pausa de 10 ó 15 minutos cada hora u hora y media de estudio intensivo. En este descanso, procura salir de la habitación, moverte un poco por la casa y beber algo. Si estás estudiando con el ordenador, de poco descanso te va a servir, el hecho de abrir una página de google y leer el Marca… mejor: ¡muévete!

Si sigues estos consejos, te aseguramos que verás resultados en poco tiempo. Recuerda que la constancia siempre tiene su recompensa. Haz un buen planning de estudios y simplemente síguelo.

guía elige tu formación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CTA BOFU

Suscribete al blog

CES - CTA - mundo laboral - sidebar

CONOCE NUESTRAS SECCIONES

Ir arriba
Abrir chat